Para resolver una ecuación de primer grado, el procedimiento habitual es “pasar las x a un lado y los números al otro”, lo que en lenguaje